Héctor y Paula, boda canaria con mucho color

boda tenerife jardines franchy vestido novia sole alonso

‘Te lo dicen 1.000 veces, pero hasta que no lo vives no te das cuenta que es el mejor día de tu vida’ Así es como Paula empezaba contándonos su auténtica boda heartmade junto a Héctor en Tenerife, una isla en la que han pasado muchos buenos momentos y ‘que tiene algo especial, una luz que no se encuentra en otras partes y una vegetación tropical única’

El 17 de agosto fue el día elegido para celebrar su boda ambientada en una cena de noche de verano y para ese día la novia tenía claro cómo quería lucir. ‘Me apetecía que tuviese un crêpe muy ligero, que tuviese algo de lino y también quería que tuviese organza. Sabia que necesitaba a alguien que tuviese mucha experiencia y supiese bien como casar distintas telas así que por recomendación de una amiga fui a ver a Sole Alonso. Llevé muchos recortes de mangas, escotes, cortes y telas y entre las dos acabamos con un boceto del vestido. Fue una conexión inmediata, desde el principio pilló lo que quería y nos entendimos enseguida. El resultado final fue mejor de lo que había imaginado: un vestido de crêpe terminado en un volante de lino cortado a mano, y encima llevé una bata de organza que me la quité después de la iglesia. Me lo volvería a poner una y otra vez’

Como complementos eligió unas sandalias sin tacón de Mint&Rose, unos pendientes vintage regalo de sus amigas de Dubai, el anillo de pedida con un zafiro y una alianza catalana regalo de sus amigas más íntimas. Del look beauty se encargó Juan Castañeda apostando por un maquillaje en tonos suaves y una coleta messy. ‘Para el ramo me inspiré en el que llevó Lisa Halaby en su boda. Quería que fuese de flores blancas y verdes, no quería meter ningún color fuerte, y quería que fuese más grande de lo habitual. Se lo encargué a Rómulo Leal que junto con la decoración de las mesas supo entender perfectamente lo que quería’

Héctor por su parte llevaba un chaqué azul marino de Anglomania, zapatos de Meermin y corbata de la sastrería Jaime Gallo.

Tras una ceremonia en la parroquia San Pedro Apóstol con una arquitectura tradicional canaria, novios e invitados se trasladaron a los Jardines de Franchy para degustar las delicias del catering de Lucas Gamonal, primero a través de un cóctel alrededor de la piscina y más tarde en la cena en el jardín, guiados con una divertida comparsa al ritmo de batucada que sorprendió y animó a todos los asistentes.

El jardín lucía precioso y estaba decorado al detalle. ‘La decoración de las mesas era algo muy importante para nosotros ya que queríamos que reflejase el ambiente veraniego y tropical que tiene la isla. Junto con el decorador Rómulo Leal decidimos ceñirnos a los colores blanco, verde y azul, y añadir limones y naranjas para darle un toque fresco a las mesas. Lo llenamos todo de velas y el resultado fue espectacular. Estamos súper agradecidos a María Eugenia, la dueña de Jardines de Franchy, y a Rómulo que nos ayudaron en todo y más.’

Una puesta en escena llena de buen gusto inmortalizada por el equipo de Alejandra Ortiz que será difícil de olvidar.

TAMBIÉN TE GUSTARÁ

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de los hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrar publicidad relacionada con sus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies ACEPTAR

Aviso de cookies